El ácido cítrico es un ácido orgánico que se encuentra presente en la mayoría de las frutas cítricas, como el limón y la naranja. Es comúnmente usado en la industria de alimentos como acidulante, regulador de pH, saborizante, antioxidante, entre otras funciones.

Sin embargo, el ácido cítrico no solo agrega sabores especiales a los alimentos y bebidas: un ensayo clínico en humanos realizado por un equipo de la Universidad Técnica de Munich (TUM) y el Instituto Leibniz de Biología de Sistemas Alimentarios, encontró que también estimula las defensas moleculares en la saliva humana, la cual, no solo juega un papel importante en la ingesta dietética, sino que también es crucial para mantener la salud de los dientes, las encías y la mucosa oral, ya que contiene varias moléculas antimicrobianas, incluida la lisozima antibacteriana, la cual es parte del sistema inmune molecular innato.

Los análisis de la función biológica de las proteínas salivales, mostraron que los cambios provocados por el ácido cítrico activan el sistema de defensa molecular en la saliva y además puede hacer que los niveles de lisozima en la saliva aumenten diez veces. Los estudios sobre cultivos bacterianos han demostrado que este aumento es suficiente para prevenir casi por completo el crecimiento de bacterias Grampositivas.

De acuerdo con el profesor Hofmann, del Departamento de Química de los Alimentos y Ciencia Sensorial Molecular de TUM, sustancias como el ácido cítrico brindan efectos biológicos en la cavidad oral que van mucho más allá de sus propiedades sensoriales conocidas. ¿Qué esperas para consumirlo?

Fuente: https://www.chemeurope.com/en/news/1155805/more-than-just-a-good-flavor.html