La dextrosa, como la fructosa y la glucosa, es un monosacárido conocido como azúcar simple. Es químicamente idéntico a la glucosa, excepto que se obtiene a partir del almidón de cereales como el maíz y el trigo. Debido a la accesibilidad, disponibilidad y beneficios, se usa como edulcorante en una amplia gama de aplicaciones alimenticias, debido a que equilibra la dulzura de los alimentos, complementando bien los diferentes sabores al ser refrescante y agradable.

En industrias como la heladera, mejora la textura del producto, realza los sabores, reduce la temperatura de congelación y brinda frescura. En la elaboración de sorbetes, previene la cristalización y, debido a su bajo poder edulcorante, se puede usar en aquellos que tengan un sabor dulce por sí mismos.

En la industria de la panificación y repostería, ayuda a elevar la masa y a proporcionar esa corteza dorada y crujiente, muchas veces deseada en los productos. Adicionalmente, al ser una fuente directa de energía, los deportistas la consumen después de los entrenamientos para la recuperación del músculo.

En general, la dextrosa amplía la vida útil de los alimentos, lo cual es un excelente beneficio cuando se incluye en alimentos envasados y procesados. Pregunta por nuestra dextrosa para proporcionar estos beneficios a tus productos alimenticios.